Una vista más amplia

Si una de tus mejores amigas escribiera un libro y te diera una copia, probablemente no sólo leerías parte de él, sino que lo leerías todo, ¿no es cierto?

Sin embargo, el Dios Creador del Universo nos dio Su revelación con la humanidad a través de las Escrituras y no queremos leer sólo partes de ella olvidando que es una meganarrativa que empieza en el jardín de Edén, sigue con la promesa de Dios a Abraham que se cumple en Cristo y tendrá su consumación en la nueva Jerusalén.

Al centrarte en la historia de la redención de Dios con la humanidad, todo lo demás entrará en perspectiva.

También, escucharemos la voz única de cada uno de los autores bíblicos que nos ayudará a apreciar lo que quieren trasmitir.
Veremos cómo los textos antiguos de la Palabra de Dios hablan directamente a los corazones de las mujeres del siglo XXI, dándonos todas las herramientas que necesitan para enfrentar la vida, abordando lo que está más cerca de nuestros corazones y nuestras mentes.
Lo más maravilloso de todo es que se ampliará nuestra visión de Cristo y su obra. El resultado alimentará nuestra adoración. Estar firmemente anclada en la esperanza segura y firme que tienes te posicionará para guiar e impactar al mundo para la gloria de Dios.

Es un llamado que Cristo hace
a cada una de sus hijas.

Contexto, contexto y más contexto

Tu vida tiene contexto. Vives en una casa, en una calle, en un vecindario, en un lugar (ciudad, pueblo, etc.). Vives en una cultura que tiene una historia, un idioma propio. La revelación de Dios también tiene un contexto. La historia lo rodea. La sociedad se conecta a ella. Los estilos literarios le dan forma. Tenía audiencias originales, que lo aplicaron a sus vidas en función de lo que significaba para ellos.

El contexto es vital

Tomar asiento en primera fila para descubrir lo que los autores originales querían que su primera audiencia captara, nos ayudará a ser mejores lectores de la Biblia.
Un versículo vive en un pasaje, un capítulo, un libro individual, toda la narrativa de la redención. Y para eso son los entrenamientos de Ancladas.

Estamos ancladas en la Palabra de Dios, sujetas a la perspectiva bíblica correcta.

Nos mantendrá firmes mientras tomamos nuestro llamado en serio de hacer discípulas, enseñar a mujeres, niños, consolar, alentar, servir y compartir el evangelio de esta esperanza segura y firme que tenemos.

Tu persona nos importa

Queremos animarte a que te sientes a los pies del Maestro cada día de tu vida como Cristo animó a Marta. Descubrirás la belleza de leer tu Biblia como una historia unida con valiosas trayectorias aplicables a tu contexto.


No estarás sola: asesoras que ya realizaron este viaje a través de toda la narrativa bíblica con Ancladas te acompañarán. Y no sólo ellas, el mejor Capitán te hablará a través del estudio personal y serio de Su Palabra.
El devocional diario con las Escrituras es una disciplina indispensable para el crecimiento en la Esperanza que tenemos. No sólo te preparará para enfrentar los desafíos del día, también te desafiará a participar en la misión de Dios.


Al final de cada semana de estudio, te harás dos preguntas:

¿Qué está tratando de decirme Dios?
¿Cuál sería mi primer paso en el proceso de cambio?

Tus ministerios nos importan

También tendrás oportunidades de compartir tus respuestas con otra alumna que está haciendo este viaje.

Lo último que te ofrecemos ejercitar es preparar unos sermones para mujeres de 25 minutos para que puedas poner en práctica todo lo aprendido durante tus entrenamientos.

Te esperamos…

¿Lista para empezar?

Inicia el proceso de registro. Queremos conocerte.
PREINSCRIPCIÓN
© Ancladas | All Rights Reserved | Build by Fernando Phipps, Web Design
crossmenuchevron-up