9 de febrero de 2022

Silvana Celebroni

Un viaje marítimo… una escalada a la cumbre… Ancladas, además, representó para mí… ¡una sinfonía!

Silencio, por favor,... el concierto está por comenzar.-¡Se abre el telón! Y la iluminación puntual se proyecta sobre el más aclamado: El Triuno Dios. Su presencia invade todo el escenario. Él es el Compositor, la “Partitura”, el Director y el Intérprete. La sinfonía es en Su honor. Y al sonar de su eufónica batuta las notas más bellas y puras emergen para dar inicio al universo. Los movimientos “Creación”, “Caída” y “Redención” se suceden a través de miles y miles de compases.

Mientras resuenan, nuestra historia personal entra en escena…

Desde que nací, en el año 1976, mis padres me llevaron a todos los conciertos de Dios. Recuerdo como lloré desgarradamente, a mis 3 añitos, cuando escuché el Adagio de la cruz. Cada sonido de los clavos traspasó mi tierno corazón. Pero, tuve el privilegio de conocerLe personalmente a los 7 años. Tocó Su Evangelio en un campamento de niños. En medio de varios espectadores, sentí que era un concierto de cámara exclusivo ¡para mí!. Su llamado fue irresistible, me levanté y comencé a aplaudir. A los 9 años me enamoré de su estilo y no pude dejar de estudiar Sus Sagradas Escrituras musicales cada día de mi vida.

¡Ah, perdón! Aunque no es trascendente porque sólo soy una sencilla instrumentista, me olvidé de decirles que me llamo Silvana Celebroni.

En el año 2000, El Director me propuso formar un dueto con mi amado Ariel Ferace, ¡juntos armonizamos a la perfección! Y se sumaron dos pequeños integrantes que están aprendiendo a solfear: Milagros Luz (Milu), en 2010, y Juan Bautista (Juambi), en 2014. Tocamos nuestro servicio para Cristo en Argentina, en un escondido anfiteatro de la ciudad de Rosario, sobre la ribera de un caudaloso río marrón.

¿Qué es lo que más me apasiona?

Enseñar las partituras bíblicas a las nuevas generaciones de músicos: niños, adolescentes, jóvenes y mujeres. ¡Cuánto me gusta sentarme al lado de cada una para tocar juntas! En algunas, como recién empiezan, aún tengo que colocar mis dedos sobre los suyos, -¡no te vayas de ritmo, volvamos a empezar!-. Con otras, ya logramos tocar a cuatro manos. Y, finalmente, algunas completan mi gozo yéndose de mi lado para brindar recitales como solistas en otros escenarios. Asimismo, hace 18 años ejecuto melodías para El Maestro en LAPEN (APEN), como instructora de maestros de niños y preadolescentes. Sigo aprendiendo de Él en los allegros y tonos más vibrantes de mi vida… como también en esos acordes menores, en los que necesita ajustar mis clavijas.

Durante el 2020, comencé a dejar mensajes en el atril de mi Director… -¿Tú, que eres Fuente inagotable de melodías, tendrías algo nuevo para mí?, ¿quisieras enseñarme los “Rachmaninov” de Tu Palabra?, ¿crees que podré interpretarlas?-. ¡Qué sorpresa cuando dirigió Su batuta hacia mi grada y en un giro musical inesperado, me convocó para participar en Ancladas! ¡No podía imaginar que aún había tanto por descubrir! ¡Oír instrumentos de santas mujeres de otros países me cautivó! ¡Mi admiración por Su Persona siguió en “crescendo”!

Y vos? ¿Desearías estremecerte con la Sinfonía de Dios? ¿Zambullirte en la profundidad de Su Palabra? ¿Elevarte a nuevas alturas espirituales? Junto con mis hermanas, nos ofrecemos para acompañarte en este desafío.

Quizás, en breve irrumpa el último pentagrama de la Historia de la Redención…¡Que lindo sería experimentarlo juntas, en primera fila, al borde de nuestro asiento! Y con la respiración entrecortada contemplar cuando la orquesta calle y El Primer violinista, en un sólo excelso, ejecute las notas más sublimes de la sinfonía de la eternidad...

¡Estás invitada! ¡Te esperamos!
silvana celebroni
Argentina

Visita nuestro blog

Para saber más de nuestra historia y leer artículos de edificación para tu vida.
CONOCE MÁS

¿Lista para empezar?

Inicia el proceso de registro. Queremos conocerte.
PREINSCRIPCIÓN
© Ancladas | All Rights Reserved | Build by Fernando Phipps, Web Design
crossmenuchevron-up